Translate

1 de junio de 2020

EL LEGADO DE LA VILLA DE LAS TELAS

Anne Jacob. 2019.
Augsburgo 1920. La guerra ha terminado y el futuro se presenta optimista. Parece que los negocios prosperan,  la fábrica vuelve a recibir encargos de telas. Las hijas de la villa también progresan y encuentran el éxito en varios campos: en el arte, en la creación de un taller de moda donde dan rienda suelta a su creatividad y en el amor. Sin embargo, esta felicidad es quebradiza y se les escapa de las manos.
En esta tercera parte de la trilogía, la autora refleja los cambios sociales acaecidos después de la Primera Guerra Mundial, tales como el acercamiento entre las clases sociales o la mayor independencia de la mujer.
Apenas hay evolución en los personajes, pues la escritora se limita a darlos continuidad. Los individuos aparecen vacíos y no valoran las consecuencias de sus actos. Son ambiciosos, envidiosos, egoístas y, si hay perdón, este resulta muy superfluo; actúan en beneficio propio.
Como ya comenté en las anteriores reseñas, esta última parte se mantiene el resultar bastante previsible, así como la calidad literaria básica mediante una narración lineal. Consigue atraer la atención del lector, pero resuelve y ata cabos precipitadamente, dando como resultado una novela que aporta poco, simplemente entretiene.

18 de mayo de 2020

UNA FAMILIA DE BANDIDOS EN 1793

María de Sainte-Hermine. 1891.
Una familia de bandidos en 1793 es una novela que narra de modo desgarrador la crueldad y barbarie cometida en La Vendée, en nombre de la "Libertad, Igualdad y Fraternidad".
Estas memorias reflejan lo que la girondina Madame Roland dijo mientras subía al patíbulo para ser guillotinada: "¡Oh, Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!". Resulta difícil no emocionarse ante esta narración, entre novela de aventuras y memoria autobiográfica, atribuida inicialmente por error a Juan Charruau, el jesuita que la llevó a la imprenta. 
Su verdadera autora, María de Sainte-Hèrmine, nos presenta a modo de prólogo en las primeras páginas lo que le impulsó a dejar constancia por escrito de todas sus vivencias, ocurridas durante la época del Terror en la Francia revolucionaria. Según nos cuenta, el propósito principal de sus páginas es enseñar a sus descendientes que Dios, muy presente en su vida y en la de sus familiares, les ha guiado por caminos difíciles con el fin de ser conscientes de la nobleza de vida que, como cristianos, estaban llamados a vivir; de cómo el Creador saca beneficios del dolor, del sufrimiento, del horror... revelando cómo se puede salir fortalecido ante estas terribles situaciones. 
Los defensores de la Libertad, Igualdad y Fraternidad, cantores de la Marsellesa, vengadores de Marat... ocasionarían uno de los mayores genocidios modernos por motivos religiosos, masacrando a toda la región de La Vendée, dado que se resistía a comulgar con sus ideas. La novela pone al descubierto como estos insurrectos, llamados "bandidos", lo componen tanto nobles como campesinos que lucharon por defender realmente los valores enarbolados por sus ejecutores.

4 de mayo de 2020

LAS HIJAS DE LA VILLA DE LAS TELAS

Anne Jacobs. 2015.
Segunda parte de La Villa de las Telas. Seguimos en Augsburgo, en 1916, en plena Primera Guerra Mundial.
La mansión de la familia Melzer pasa a ser un hospital militar gestionado por las mujeres y el servicio de la casa. Al igual que la fábrica de telas pasa a ser atendida por Marie, la mujer de Paul, adaptándose a las nuevas necesidades del momento, ajustándose a la escasez de material e inventando nuevos productos.
Como sugiere el título de la novela, el peso de la narrativa recae sobre los hombros de los personajes femeninos pues los hombres se encuentran en el campo de batalla.
Continúa siendo una novela donde no vamos a encontrar nada novedoso, es previsible. La historia sigue bebiendo en exceso de la serie de Downton Abbey.

13 de abril de 2020

FRESAS SILVESTRES

Angela Thirkell. 1934.
Fresas silvestres forma parte de un ciclo de veintinueve novelas ambientadas en el condado ficticio de Barbetshire, lugar que Angela Thirkell tomó prestado de A. Trollope.
Con permanentes alusiones a los clásicos, desde lord Byron, Stevenson, Ovidio y Virgilio, A. Thirkell da vida a unos personajes cómicos que se debaten entre lo prosaico y lo sublime sin abandonar jamás ese espíritu británico por el estatus social.
Se trata de una comedia con un punto de crítica social muy inteligente. La autora va entrelazando historias de la vida familiar de los Leslie, a veces muy pueriles y ridículas, con la actualidad de los años 30, y es ahí donde la autora lanza sus dardos (educación, posición social, secuelas de la Primera Guerra Mundial...)
Thirkell traza unos personajes sencillos, carismáticos, tiernos, simpáticos, honrados... El egocentrismo de uno de los personajes o la tristeza profunda de otro resultan cómicos, a la vez que enternecedores. No sabes cual elegir, todos son deliciosos y por tanto, la novela hace pasar un rato muy agradable.
La escena se sitúa  en la gran finca familiar de los Leslie, durante el verano. La matriarca es una metomentodo encantadora; el marido es tan estirado como bondadoso; los hijos se mantienen unidos aún siendo muy distintos entre sí y el nieto se encuentra entre la niñez y la juventud. En este cuadro familiar irrumpe Mary, una muchacha cándida y soñadora, pariente de un familiar venido a menos. 
Es con este escenario donde comienzan los líos amorosos y otro tipo de situaciones cómicas.